¿Por qué bailan los chicos?

Cuatro grandes beneficios aporta empezar a bailar: es saludable, es pilar del bienestar mental y emocional, llena tus ratos de diversión, en tanto que actividad social, te permite conocer gente.

Estas cuatro bondades del baile van por igual tanto para chicas como para chicos. Sin importar la edad, el estilo de baile favorito, si estás solo o te apuntas en pareja, si hablas otro idioma. Bailar es de las pocas actividades para las que simplemente necesitas el impulso para empezar a hacerlas, porque las barreras de entrada son prácticamente nulas. A cambio de las ganas de empezar y la determinación para apuntarte a clases, por ejemplo, el bailar te regala nuevos espacios de comunicación, de diversión, de desconexión con la rutina, incluso hasta la posibilidad de cambiar tu vida para mejor.

En la gran mayoría de los casos, la chica da el primer paso cuando de apuntarse a clases de baile se trata. Podría decirse que hay chicas que tienen en su ADN un gen que las impulsa a bailar o una influencia familiar y cultural muy fuerte que las conduce naturalmente a apuntarse a baile, desde que son muy pequeñitas. En otros casos, son las experiencias y la vida que las va llevando a querer bailar algún estilo particular. También porque quieren ejercitarse, conocer gente, y un gran etcétera de razones, pero digamos que para las chicas el baile es una actividad que de entrada significa Disfrute. “Bailo simplemente porque me encanta bailar”.

No obstante, con los chicos va un poco diferente. Los hay bailarines y bailadores de nacimiento y de corazón, pero lo cierto es que la gran mayoría de los casos, se inician en cursos de baile porque un compi los ha invitado, porque su chica les ha hablado de apuntarse a clases, porque la niña que les gusta baila, porque quieren conocer gente nueva, porque de pequeñitos los tíos, primos, abuelos en algún punto los enseñaron y porque “Saber bailar es una cualidad importante para socializar”.

Así las cosas, llegado el punto en que ambos, chicos y chicas, deciden apuntarse a clases de baile, cada uno con sus razones, y llevados un poco por la maravillosa dinámica del baile, las perspectivas respecto a esta actividad empiezan a cambiar: ya no es sólo bailar por conocer gente, por ejercitarse, por socializar. Bailar se convierte en un espacio divertido, de encuentro con nuevos amigos, de ejercicio y mucho bienestar.

Echa un vistazo a cómo nos lo cuentan nuestros alumnos más proactivos. “Bailar: diversión asegurada” es la frase que define su experiencia.

Pero si vamos un paso más allá y miramos un poco más de cerca, qué beneficios nos regala el baile, encontramos esta joya. Recientes estudios han puesto sobre la mesa el hecho de que “Bailar es un tipo de inteligencia”, la inteligencia corporal-cinestésica, y que desarrollarla genera tales beneficios que perfectamente debería formar parte del entrenamiento de futbolistas, tenistas, nadadores, deportistas de élite y de todo aquél que quiera llevar su cuerpo y su mente al siguiente nivel. ¿Sabes por qué? Dos razones que seguro desconoces:

  1. El estudio desarrollado por Howard Gardner, psicólogo de la Universidad de Harvard, afirma que el baile permite desarrollar un “cuerpo inteligente”. Esto quiere decir, ya no sólo una mente brillante y saludable, sino también un cuerpo con grandes capacidades psicomotoras para mantener el equilibrio, la coordinación, la velocidad, la fuerza y la flexibilidad, la conexión y el control del centro de gravedad corporal. Mente sana, cuerpo activo.
  1. Bailar permite desarrollar la capacidad de controlar los propios movimientos corporales mientras se manipulan objetos o personas, con “cierta maña”. Esto aplica perfectamente en el caso del baile, al control del propio cuerpo, mientras se conduce a la pareja para lograr una figura, pero también va relacionado al control de propio cuerpo mientras se manipula un balón o se compite por un primer lugar. Esta cualidad es la que está detrás de la capacidad que desarrolla el bailarín para “ver-y-hacer”, transformando imágenes visuales dinámicas o ciertas órdenes sonoras en una acción física. Así, bailar incrementa la inteligencia corporal, pues permite tener control y consciencia de los propios movimientos, desarrollar ciertas mañas para manipular objetos, y mantener la mente centrada en las estrategias.

¿Lo habías pensado? Al final, resulta que bailar es una actividad tan importante para la salud como lo es estudiar, trabajar, ejercitarte, socializar; ¡pero además es siempre divertida! Trae infinitos beneficios y ni siquiera alcanzas a darte cuenta de todo lo que trabaja tu cuerpo en 1 hora de  baile. ¿Qué esperas para apuntarte a clases y para unirte a este gran grupo de gente inteligente y divertida?

 

 

www.udance.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>