¿Por qué tomar clases de baile?

Estas son las respuestas más comunes si te preguntan… ¿Por qué empezar a tomar clases de danza?

 ¡Porque quiero aprender a bailar!

¡Porque quiero disfrutar haciendo una actividad diferente!

¡Porque quiero conocer gente!

Y sí, efectivamente, al iniciar las clases de baile se van aprendiendo pasos y ritmos nuevos, se disfruta del rato y se amplia el círculo de amistades. Pero existen, por lo menos, 6 importantes cambios en nuestra vida cotidiana una vez que empiezas clases de baile. Nos referimos al valor añadido, las destrezas adquiridas,  y esa especie de ventaja competitiva que desarrollas gracias al baile. Es importante aclarar que, en el ámbito de la estrategia empresarial, la ventaja competitiva se define como una especie de “secretillo especial“, un “plus“, un “valor añadido” que tiene una empresa y que la hace especial y muy potente respecto a sus competidores. Si lo aplicamos a las personas, la ventaja competitiva es una habilidad o un conjunto de habilidades que te hacen resaltar en tu entorno profesional, familiar, social, etc. Pero esta ventaja no es meramente saber bailar, nos referimos a las destrezas que desarrollamos a través del baile, no solo pasos, figuras o movimientos. Sí, ¡tomar clases de baile y salir a bailar te va cambiando un poco la vida!

¿Cuáles son estos cambios una vez empiezas a tomar clases de baile?

cuadro balnco, icono

1. Aprendes a desconectar. Dejas atrás las preocupaciones y los problemas personales y del trabajo. 

Una vez que has entrado en el salón de baile vas a aprender siempre cosas nuevas. Es un rato para ti, en el que te das la oportunidad de desconectarte de todo y concentrarte en esta actividad. Seguro que al finalizar el rato podrás enfocar los problemas desde una perspectiva diferente y encontrarás una mejor solución.

2. Te das la oportunidad de aprender algo nuevo o de mejorar algo que ya sabías. Reconoces que siempre hay algo que aprender y mundillos que descubrir. 

La mayoría del tiempo estamos inmersos en nuestros trabajos, en la rutina o en los problemas de casa. Tenemos un montón de conocimientos relacionados con nuestras áreas de interés profesional y personal, sabemos qué nos gusta y qué nos desagrada. Pero de pronto ¡bam! la vida te toma por sorpresa: decides apuntarte a clases de baile y ¡oh sorpresa! no son sólo clases de baile, es un mundillo distinto por descubrir, un lugar inexplorado, repleto de nuevos lenguajes, nuevos movimientos, nuevas sensaciones, ritmos, culturas, personas distintas.

Tomar clases de baile nos regala la maravillosa posibilidad de volver atrás en el tiempo, como cuando éramos niños. Esa sensación de no saber nada y de volver a empezar otra vez.

3. Empiezas a mirarte al espejo con cierto encanto contigo mismo, cuando notas que bailando te has puesto en mejor forma. 

¿A quién no le ha pasado esto? Te notas más guapo o más guapa, la ropa te luce mejor, te gusta lo que ves! ¿Sabes por qué? Porque te sientes bien contigo mism@. El proceso de aprendizaje del baile empieza por la aceptación propia y por el reconocimiento del cuerpo.

Es allí donde empieza el gran cambio

4. Aprendes a dejar a un lado la vergüenza, que si no sabes algo o no sale a la primera siempre se podrá intentar una y mil veces más. ¡Hasta que salga!

Tomar clases de baile nos pone a prueba. Es un reto para nuestro ego personal y para nuestra paciencia y perseverancia. El gran secreto para aprender a bailar es hacerlo una y otra vez, sin importar cuántas veces salga mal, y aprender de cada error. Aprender a dejarte corregir. ¡Liberarse del peso de la vergüenza, desbloquear mente y cuerpo, ese es el secreto!

5. Te concentras más y mejor. 

Como todo aprendizaje de algo nuevo, requiere concentración y foco. Para ello desconectas tu atención de otras cosas y te centras en lo nuevo. Pues cuando haces este ejercicio con distintas actividades tus niveles de concentración aumentan, porque tu mente se encuentra ligera, descansada y lista para generar nuevas y mejores ideas.

6. Aprendes a dejarte llevar por la situación, a improvisar un poco, sin perder de vista el tiempo y el objetivo. 

Al bailar debes seguir la música, sus cambios y ritmos. Esto significa dejarte llevar. Improvisa un poco si no sabes qué hacer con determinada vuelta o con determinado giro, pero manteniendo el tiempo y el ritmo. En la vida diaria sucede lo mismo, constantemente estamos rodeados de situaciones inesperadas, saber dejarte llevar, manteniendo la calma, pero sin perder de vista el objetivo, te llevará a soluciones de calidad y un día a día más llevadero.

 ¡Pruébalo! En u!dance estaremos encantados de recibirte. ¡No lo pienses más! ¡Apúntate a clases de baile! Salsa LA, Salsa Cubana, Bachata, Kizomba. Reserva una clase de prueba gratis y empieza una nueva experiencia ¡Será muy beneficioso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>